PP-PNV-PSOE: “Ménage à trois”

El “buen rollo” entre PNV-PSE-PP va a salvar los presupuestos autonómicos del PNV en Euskadi, y tiene todas las probabilidades de sacar adelante los presupuestos del PP en Madrid, y los del PNV en Vitoria frente a una oposición que podría haber derrotado en los dos frentes a la derecha gobernante.

Este fin de semana se ha fraguado el acuerdo por el cual el PP se abstendrá en el parlamento de Vitoria, donde el PNV contaba de antemano con un acuerdo de gobierno PNV-PSE. Y en un futuro próximo se prevé que el PNV devuelva el favor al PP en las Cortes españolas y facilite el triunfo del proyecto de presupuestos del Estado.

Jugando con dos barajas, el PSOE se ha aliado con el PNV en Vitoria, y su participación en las Cortes españolas no podrá contrarrestar la mayoría PP-Ciudadanos y PNV en las Cortes, en la que solo se necesitará un diputado más para sacar adelante los presupuestos. El PP se ha tomado el lujo de prescindir del PSOE, tras asegurarse el apoyo de los nacionalistas del PNV…

La entente PNV-PP venía fraguándose desde hace cinco meses en que se han multiplicado los gestos de sintonía de ambos. El 29 de octubre pasado, por el PNV, Aitor Esteban apoyó le investidura de Mariano Rajoy como presidente del gobierno. Desde Bilbao, un diario interpreta aquel primer abrazo protagonizado por Esteban y Sáenz de Santamaría como demostración de que ambos partidos estaban dispuestos a emprender un camino de entendimiento que les ayudará a salvar la debilidad parlamentaria en que están tanto Rajoy en Madrid como Urkullu en Vitoria.

Mientras Soraya prometía la máxima lealtad de Madrid al Ejecutivo vasco, Antoni Ortúzar señaló que estaba dispuesto a negociar “sin complejos” los Presupuestos de Rajoy. Y el PSE, minoritario en Euskadi, tenía que conformarse con su papel de dama de honor de esta ceremonia…

La última muestra de que el compromiso sigue en pie ha tenido lugar estos días en Madrid, en las Cortes. Derrotado y encolerizado en su fracaso por el proyecto de reforma de la Estiba, el PP solo pudo contar con los votos del PNV para llorar su soledad y apaciguar su cólera.

En el camino entre aquel 29 de octubre y esta última semana del invierno, se ha impulsado la participación del Estado en el Tren de Alta Velocidad que quedará soterrado al paso por Vitoria y por Bilbao, y el Ministro de Fomento Iñigo de la Serna ha suscrito con la consejera del PNV Arantxa Tapia la puesta en marcha de las obras de la Variante ferroviaria a través de la margen izquierda del Nervión.

Una vez más, la historia de nuestro país suma una página más en que los intereses de los poderes fácticos o poderes económicos, llámenlo ustedes como prefieran, de la oligarquía estatal y las autonómicas, se unen para cerrar el paso a una política de mejoras salariales, y mejoras de pensiones, legislación laboral y contratación colectiva, creación de empleo, y demás reivindicaciones populares que supondrían la salida definitiva de la crisis.

Para los “tres tenores” de esta ópera solo hay una salida: dar vía libre a los planes de los grandes capitales. Tal vez conviene recordar que el proyecto de la Y griega vasca, el TAV Bilbao-Vitoria-San Sebastián y su enlace con la red de alta velocidad europea por Irún, ha sido combatido ferozmente por no pocos sectores populares de Euskadi por su excesivo coste, sus enormes impactos ambientales y su escasa rentabilidad. Pero no importa, para eso está disponible el contribuyente vasco, que tendrá que hipotecarse a tope y sudar la gota gorda para pagar su “trenecito”.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*