Redactor Congreso de los Diputados

Oposición política “a la Pachi longa”

“A la Pachi longa” es una expresión jocosa y poco conocida que se usa como crítica cuando, jugando al dominó, algún jugador no sigue las reglas del juego. Una expresión equivalente, no siempre propia del juego y más conocida, es “a lo mecagüendiez”, que denota improvisación, falta de conocimiento, método y cuidado o desinterés. Ambas sirven para expresar descontento, irritación, enfado y similares.

Más que descontento, irritación y enfado, lo que produjo la Oposición Parlamentaria en la primera sesión de Pleno del Congreso de los Diputados después de las vacaciones navideñas ha sido similares: disgusto, amargura, pesar, abatimiento y pena. Todo revuelto, sin orden ni concierto, u ordenado. Una sensación de dejadez, de abandono, de vagancia, de actividad con desgana y sin seguir normas, que produce desilusión y un decepcionante desamparo democrático ante lo que se veía en el hemiciclo del Palacio de las Cortes.

Como muestra, los tres botones de las preguntas hechas al Presidente del Gobierno. Han pasado casi dos meses desde la última Sesión de Control y la Oposición, para controlar al Gobierno, empieza con unas inquisiciones que, por no incurrir en descontrol, vamos a ordenar, considerar y situar en el contesto que procede:

1.- De la portavoz del PSOE, Margarita Robles: ¿Cuándo va el Gobierno a tomar medidas contra la brecha salarial? (Núm. Expte 180/000509).

Han pasado dos meses, España está con los Presupuestos Generales del Estado sin aprobar, el problema catalán está en el punto más álgido y el gobierno en posición débil y el tema que preocupa a la portavoz del primer partido de la Oposición es ese, ¿Cuándo el Gobierno va a tomar medidas?. ¿Resultado? El lógico en los conflictos orales entre los dos M punto R punto (Mariano Rajoy y Margarita Robles), pero con aroma a pachi longa. Sin nada digno de reseña, lo resume la frase final de Rajoy, después de reducir a la nada el ánimo de crítica: ‘Critico al presidente del Gobierno porque no tengo otra cosa mejor que hacer a estas horas de la mañana’.

2.- Del portavoz del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-en Marea, Pablo Iglesias: ¿Le ha sorprendido que Ricardo Costa, que fue secretario General del PP valenciano, haya afirmado en sede judicial que el PP se financiaba con dinero negro? (Núm. Expte 180/000504).

En el mismo contexto, a Pablo Iglesias le preocupaba lo que dice como autodefensa un hombre retirado de la política sobre hechos que pasaron hace 10 años. Le importaba lo que dice y cómo se defiende Ricardo Costa ¿Efectos?. Ninguno. La mofa del presidente del Gobierno ante la pachi longa de un hombre en horas bajas que queda en el Diario de Sesiones como muestra de chufla, rechifla y pitorreo: ‘Ha dejado usted muy corto al señor Torquemada. Tenga usted muy buenos días’

Y 3.- Del portavoz de Ciudadanos: ¿Considera el Presidente que el uso del FLA en Cataluña durante el proceso separatista ha sido adecuado? (Núm. Expte 180/000507).

En el mismo contexto que los anteriores, pero con alguna salvedad: El Gobierno goza del apoyo de Ciudadanos; después de las elecciones en Cataluña C’s va en alza; y Rivera podría, incluso debería, sentar las bases para que su partido aparezca como partido de Gobierno. ¿Alcance de la pregunta?. Demoledora, pero no para el que la responde, sino para el que la formula. Y es que Rivera se olvidó, acaso por desconocimiento, de lo qué es el FLA y de cómo funciona. Trajo a colación el texto de un juez para, sin recato, afirmar que parte de los dineros del FLA podían haber servido para financiar gastos en Cataluña de los independentistas. En el colmo, llegó a preguntar ¿Si el juez demuestra que se gastó dinero del FLA, quien va a dimitir de su Gobierno?. No se daba cuenta, o no sabía aunque aspire a empresas mayores, para qué ha servido el FLA ni cómo proceder en el Estado de Derecho en el que vive y en el que los fraudes, si existen, deben denunciarse ante quien imparte justicia. La respuesta de Rajoy queda en el Diario de Sesiones. Para escarnio del portavoz de Ciudadanos; y para dejar constancia de la entidad de Rivera: El dinero del FLA no va a las Comunidades Autónomas, sino a pagar a proveedores. No hay ningún informe de nadie. Y si tiene algo, déselo al Gobierno. No se equivoque de adversario. Usted critica más al Gobierno de España que a quien debiera criticar. Por si fuera poco, las cámaras de televisión, atentas a la noticia, sirvieron en el telediario de las tres la figura de Rivera exhibiendo unos papeles. Con ellos, a falta de argumentos, pretendía confirmar algo ajeno al FLA, a su funcionamiento y al conocimiento que es lógico suponer en quien en las Cortes habla de él.

Como es lógico, en el Congreso, la actualidad era otra. Se conocía la propuesta de De Guindos para el BCE y con ella se abrían las especulaciones sobre su cese y una posible crisis de gobierno.

Al margen quedaron Margarita Robles, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Cada uno a su modo y en temas específicos, como portavoces de sus grupos y en beneficio de todos, podían haber ejercido su misión de Control al Gobierno de otra forma. Pero optaron por una Oposición política ‘a la pachi longa’.

Acerca de José Luis Heras Celemín

José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *