Cristóbal Montoro, Pedro Azpiazu y Josu Erkoreka. | FOTO: Juan Carlos Hidalgo / EFE

Las lecciones del cupo(nazo)

El cupo(nazo) no es sino el indicador adelantado de la ‘solución’ al ‘problema’ catalán: más dinero

El cupo(nazo) vasco puede convertirse en un indicador adelantado de la ‘solución’ al ‘problema’ catalán. El PP necesita el apoyo del PNV a los presupuestos y lo soluciona con dinero. El problema es que el dinero no cae del cielo, sino que es la representación del esfuerzo de todos.

“No es de nadie” que decía esa intelectual de Carmen Calvo, pero es de todos. Bueno, de algunos más que de otros.

Es evidente que el País Vasco -y también Navarra- infrafinancian las arcas de todos. Las balanzas fiscales -siempre discutibles- así lo atestiguan. Lo de este jueves fue profundizar en la injusticia para ‘comprar’ el apoyo. Las “tajadas” de toda la vida… Y Montoro presumiendo de no haberse bajado del coche oficial como toda respuesta a la crítica…

Es el modo tradicional de resolver los problemas: echar mano de la chequera. Y esta parece que puede ser la ‘solución’ al ‘problema’ catalán. Ya se empieza a hablar de incentivos fiscales para que regresen las empresas. No parecen darse cuenta de la realidad: las empresas se van porque no soportan la incertidumbre jurídica y porque tienen pánico al boicot del resto de España, donde tienen la mayoría de su mercado.

Si ese pánico se realiza estas navidades no habrá incentivo fiscal suficientemente atractivo. Y quizás el empresariado que hasta ahora ha mantenido una posición ambigua comience a tomar partido arrimándose al nuevo sol que más calienta.

Pero el gobierno parece empeñado en el sistema ‘tradicional’ sin innovación alguna. Por eso rebaja las expectativas de reforma constitucional pero no las de un nuevo modelo de financiación autonómica. No al ‘lío’ de reformar la Carta Maga que exige disolver las Cortes. Mucho mejor cupo(nazo) catalán y asunto ‘resuelto’…

Esta parece ser el plan una vez que los sediciosos han tenido que reformular su discurso. Ahora ya sí que están dispuestos a permanecer en España con una chequera bajo el brazo. Lo que pasa es que el resto de España ya no está dispuesto a esta estrategia de chantaje permanente. Ya no. Así que al gobierno te tocará hacer círculos cuadrados. El gallego se prepara para dar lo mejor de sí mismo.


FOTO: Juan Carlos Hidalgo / EFE

Acerca de Luis Losada Pescador

Periodista.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *