La crisis destruyó el 20% del tejido industrial español

La desindustrialización es de las más aceleradas tanto en el seno de la Unión Europea como de la OCDE

Al menos en el último año el sector industrial español creció un 4,5%, muy por encima del crecimiento agregado de toda la economía del país. Ello representa un importante cambio de tendencia en el acelerado proceso de desindustrialización de España, el más acusado tanto en el ámbito de la Unión Europea como en el de la OCDE. Tales datos corresponden al último informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), presentados en la sede de la Cámara de Comercio de España, con el presidente de ésta, José Luis Bonet, al frente.

El sector industrial ha sido especialmente castigado por la crisis. Entre 2007 y 2013 se destruyeron 753.400 empleos, lo que supone un 25,8% de los existentes al comienzo de la recesión. Desapareció también el 20% del tejido industrial del país. La reducción de las empresas manufactureras fue particularmente intensa en las empresas con asalariados. Además de proliferar por contraste las empresas sin empleados, se ha producido un cambio sustancial en el mapa industrial, que muestra cómo las que mejor han resistido a la crisis son las que antes y mejor se han adaptado a las vertiginosas transformaciones tecnológicas.

Las empresas industriales que mejor han resistido la crisis son las que antes y mejor se han adaptado a los vertiginosos cambios tecnológicos

Para Carlos Ocaña, director general de Funcas, el cambio de tendencia es ostensible, en la medida que la cifra de negocios del sector industrial es ahora un 40% más alta que en 2009, y ha aumentado sustancialmente el volumen de las empresas que exportan. A su juicio, “la economía española solo mejorará si lo hace el sector exterior”. También resalta que en estos dos últimos semestres se han recuperado dos tercios de la competitividad. “Esa curva ascendente -dice- solo podrá mantenerse si mejoramos sustancialmente en I+D y, sobre todo, en formación ante los crecientes desafíos de nuestros competidores”.

José Carlos Fariñas, catedrático de Economía de la Universidad Complutense y coautor del informe, resaltó que en 1990 España ocupaba la 9ª posición en el ranking de países con mayor cuota de producción mundial de manufacturas, mientras que ahora ocupa el 14º puesto. “En los últimos años, además, España está experimentando una desindustrialización más intensa que el resto de los países de la OCDE”. De cara al futuro, Fariñas considera que “los esfuerzos deben orientarse a favorecer el desarrollo de nuevas actividades ligadas al cambio tecnológico que ya experimenta el sector. Hay que cambiar la tendencia a largo plazo y que España deje de encabezar el proceso de desindustrialización de la OCDE.

España ha pasado de ser la novena potencia industrial del mundo al puesto decimocuarto

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, tras subrayar que el Gobierno de Mariano Rajoy ha actuado en la buena dirección, ha reclamado -tanto a él como al que salga de las próximas elecciones generales- políticas que impulsen el empleo, la innovación y la internacionalización, que deben acompañarse con medidas de financiación adecuada, simplificación normativa y formación.

El también presidente de Freixenet, José Luis Bonet, manifestó que “si no hay factores exógenos que lo dificulten o impidan España dará un gigantesco salto adelante”. Cuando se le pidió que matizara cuáles son esos posibles factores exógenos contestó sin dudar que “la alteración de la estabilidad política y social” era el más peligroso, aunque evitó aludir explícitamente al procés emprendido en Cataluña.

Reclamó una mayor cooperación público-privada (“otro tren al que llegamos tarde”, dijo), que a los empresarios se les deje trabajar, y que tengan el apoyo social que merecen en cuanto que son los verdaderos creadores de riqueza y bienestar. Exigió a sus colegas empresarios que intensifiquen la dedicación a la mejora e innovación de sus propios medios de producción, y reclamó a cambio el reconocimiento de la sociedad a ese esfuerzo.

El presidente de la Cámara de Comercio de España reclamó una mayor cooperación público-privada: “Otro tren al que llegamos tarde”

Para el presidente de la Cámara de Comercio es imprescindible reducir las cargas fiscales al trabajo con el fin de potenciar el empleo, ganar masa crítica y tamaño para competir en el exterior, fortalecer las prácticas en las empresas a través de la Formación Profesional Dual, lograr una mayor transparencia y simplificación normativa para reducir costes, y facilitar el acceso al crédito de las empresas.

Bonet no rehuyó la respuesta a propósito de la cancelación por TV3 de la entrevista que había concertado con el expresidente del Parlamento Europoe, el también catalán Josep Luis Borrell, a propósito de su libro “Las cuentas y cuentos de la independencia”, en el que desmonta tanto cifras como supuestas comparaciones con países federales como Alemania o Estados Unidos. “Obviamente me parece muy mal -dijo Bonet- puesto que es la demostración de cómo se impide expresar su opinión a quién no está de acuerdo [con el procés].

Imad Kanjou,responsable de la Comisión Europea para el Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, reconoció que la UE debe fortalecer el sector industrial, tras haber perdido nada menos que 15 puntos porcentuales en la producción manufacturera mundial, frente a los 7 cedidos por Estados Unidos, lo contrario obviamente de los 20 ganados por las denominadas potencias emergentes, especialmente China.


Artículo en fuente original: ZoomNews.es

 

 

Acerca de Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *