España, vagón de cola

España, como miembro de la UE, está encajonada o sometida o comprometida en un programa económico marcado por la austeridad. Esta estrategia viene impuesta desde instancias europeas, o quizá más bien de la banca alemana, y en un plano más amplio por las estrategias del FMI. Estrategias que, está a la vista, frenan las posibilidades de crecimiento y condenan a nuestro país y a la Europa mediterránea a vagón de cola de la UE.

Frente a esta estrategia de freno y neutralización de cualquier iniciativa desde dentro de nuestro país, fuera de la disciplina férrea del FMI, otros países caminan con ritmos de crecimiento del PIB del 8%, 7%, y hasta 9%.

¿Qué tendríamos que hacer para iniciar un proceso de despegue que nos acerque a los ritmos de esos países?

Es muy sencillo, pero nos exige como primera medida romper esas amarras que nos impone la UE y el FMI.

Veamos modelos de desarrollo y resultados de esos países que arrancando desde el Tercer Mundo y sus infiernos caminan hacia un desarrollo que les empieza a situar dentro de los países desarrollados.

China: Sobre 9.562,911 kilómetros cuadrados, una población de 1.373.400 millones de habitantes. La población se concentra principalmente en grandes ciudades de la franja costera. En nivel de contaminación ocupa el primer lugar del planeta, ya que su principal fuente de energía es el carbón. Pero es el primer país en desarrollo de energías renovables como la eólica y la solar, y está muy por debajo de porcentaje de contaminación dividido por el número de habitantes con relación a Estados Unidos y la mayoría de los países.

Tiene una renta per cápita de 5.445 dólares por habitante.

Desde 1980 ha tenido un ritmo de crecimiento del 10%, hoy se mantiene en el 9%.

Entre las personas en edad de trabajar, el nivel de paro se sitúa en un 4%.

El 90% de los jóvenes alcanzar la enseñanza secundaria, y cuenta con 38 millones de universitarios entre 18 y 22 años. 1,3 millones de universitarios chinos estudian en el extranjero. En el año 2015 se graduaron en la universidad 7,5 millones de universitarios, cifra que dobla el total de universitarios graduados entre Estados Unidos y la Unión Europea juntos.

China ha combinado la economía de mercado con un control estricto de la economía nacional a base de dominar las empresas estratégicas y los flujos económicos.

El confucianismo, elemento esencial de su cultura, se define como una filosofía ajena a la idea de cualquier tipo de divinidad, muy apegada a la veneración de los antepasados y la rectitud de conducta y buena relación con la familia y con la sociedad que rodea al ciudadano. Hay minorías musulmanas, cristianas, tanto de signo católico como protestante, budistas y taoístas. Unas y otras cuentan con un nivel de tolerancia y respeto, pero no tienen ninguna posibilidad de interferir en la vida social, política o económica.

India:Sobre 3,3 millones de kms cuadrados, una población de 1.240 millones de habitantes. Es el segundo país más poblado del mundo.

El Mahatma Gandhi, padre de la independencia, se propuso engendrar un país cien por cien agrícola y artesanal, dando la espalda al progreso tecnológico. Felizmente el Pandit Nehru, Indira Gandhi y el Partido del Congreso que dirigió el país hasta hoy, y la influencia poderosa del comunismo soviético, ayudaron a romper la dinámica seudoromántica del Mahatma Gandhi…Hoy, la India mantiene un ritmo de desarrollo económico próximo al 8% anual. Entre 2014 y 2015 se han duplicado las inversiones extranjeras, y las empresas indias se han multiplicado en número y dimensión.

Hoy es un país puntero en industria farmacéutica y energía solar. Aún así, la agricultura es su sector principal, que da trabajo al 50% de su población activa. Es el segundo país del mundo en producción de ganado vacuno, el tercero en ovino, el cuarto en producción pesquera.

Hasta 1990 su economía llevaba una orientación socialista similar a la soviética, que fue abandonada para pasar a una economía de mercado de estilo occidental.

La renta per cápita de India es muy baja, el 25% de su población vive por debajo del nivel de la pobreza, un 7% de su población activa no tiene trabajo. El 50% de los niños padecen malnutrición. El 3,6% de los trabajadores empleados son niños.

La sanidad deja mucho que desear. Las vacas, animales sagrados, conviven con las personas, con todo lo que ello conlleva. Los ríos como el Ganges y otros bajan muy contaminados de productos químicos y cadáveres. El algodón, cultivo prioritario en el país, absorbe y deja en la tierra cantidades insoportables de pesticidas. El Sida está muy extendido, en el año 2000 se calculaban unos 10 millones de contagiados. El cólera está también muy extendido. Alguien ha definido a la India como “el peor país para ser mujer”. En el plano laboral, y en la sexualidad, la mujer es más bien una esclava sin derechos y sin protección de la ley. La estructura de castas afecta muy fuertemente a los derechos de los ciudadanos ante la ley.

En la India la religión juega un papel central y definitivo en la vida de la nación y de las personas. Las religiones más extendidas son el hinduismo y el budismo, pero también tienen fuerte presencia el islamismo y el cristianismo en sus versiones católica y protestante.

Subsiste en la sociedad, soterrada, apenas visible, una fuerte herencia científica que abraza matemáticas, ciencias, lógica, racionalismo, materialismo, agnosticismo y ateísmo, valores que surgen a la superficie en grandes talentos de la informática y las modernas tecnologías nacidos en suelo indio y empleados en todo el mundo, pese a la sistemática persecución que todas estas culturas no teístas han sufrido por parte de las religiones indias.

Sudáfrica: 1.219.912 kilómetros cuadrados, 52.981.991 habitantes.

Sometida en hasta los años 1960 a un régimen hitleriano de “apartheid”, en 1994 superó este régimen fascista y Nelson Mandela, el héroe de la igualdad de todos los sudafricanos que pasó gran parte de su vida en la cárcel. En 1994, consiguió la victoria de su partido por mayoría absoluta, e inició la construcción de la nación. El, y el Obispo anglicano Desmond Tutú, fueron premiados con el Nobel de la Paz.

Entre los logros obtenidos figura una devolución a los negros del 10% de las tierras cultivables, mediante una reforma agraria que va demasiado despacio.

El país cuenta con una producción agraria de calidad, produce vinos tan buenos como los mejores de la vieja Europa, y cereales. Cuenta con una riqueza en minas de metales preciosos y diamantes enorme, que supone quizá el mejor recurso de su economía. El 25% del PIB del continente africano se genera en Sudáfrica.

Se calcula que hoy el 9% de su población son blancos, el 8,8% mestizos, el 2,4% indostánicos, y el resto negros. Hace unos pocos años se produjo una salida masiva de blancos hacia países del entorno como Australia, algunos están volviendo a Sudáfrica.

Sudáfrica cuenta con 12 millones de alumnos escolarizados y 26000 centros escolares. Invierte en educación el 20% de su gasto público.

Un 25% de su población activa está en paro; un 25% de su población total viven o malviven con un máximo de 1,25 dólares al día.

El 20% de la población padece el Sida.

La lucha contra el apartheid unió en un frente común a la Cuba de Fidel Castro, y la Iglesia anglicana de Desmond Tutú, y estos dos sectores arrastraron detrás a todos los defensores del mundo negro y todas las izquierdas del planeta. Nelson Mandela, conductor de la lucha anti-apartheid, simpatizante del sistema democrático inglés y respetuoso y amistoso con comunistas y cristianos, tuvo el acierto de sumar a todos en el objetivo de la creación de la nueva Sudáfrica.

Hoy el país practica mayoritariamente la religión cristiana de rito anglicano. con la normal subsistencia de los conceptos y prácticas religiosas de las antiguas tribus del país.

China, un país que evoluciona al margen de las religiones. India, un país sobre el que las religiones ejercen una influencia muy fuerte. Sudáfrica, un país en el que el comunismo de Fidel Castro y la religiosidad de Desmond Tutu, bajo la dirección de un Nelson Mandela respetuoso con los unos y los otros, pero discretamente distante de ambos, ha alcanzado un nivel de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, pero no una renta per cápita debidamente distribuida y suficiente.

Varios datos destacan enseguida en la estrategia de estos países.

Desde el punto de vista político, China rompió con la fórmula leninista del comunismo soviético de importación que pretendió imponer Mao con su revolución cultural, y basada en su tradición cultural confuciana ha implantado un sistema en el que el mercado funciona como en los países occidentales, pero el Estado mantiene un férreo control sobre las industrias básicas y los recursos financieros, con el fin de salvaguardar por encima de todo el bienestar general de todas las capas de la sociedad y los proyectos de desarrollo del país entero.

Por su parte, está dicho que la India renunció a la economía de tipo romántico y artesanal que soñó el Mahatma Gandhi, y dentro de su sistema federal se mueve entre modelos socialdemócratas o socialistas a secas y otros de corte neo-liberal.

Frente a la China que invierte sin tasa a manos llenas en llenar las universidades con millones de jóvenes, tanto las del país como las extranjeras, y supera ampliamente el número de jóvenes universitarios frente a USA y todos los paÍśes del mundo. Algo parecido, aunque en menor proporción, está haciendo la India.España suprime becas y bolsas de estudio, pone trabas al acceso de los jóvenes a la universidad.

El apoyo del Estado a las nuevas tecnologías, tanto en China como en India, supone uno de los capítulos de la actividad económica y de la inversión estatal más elevados. Y está dando resultados espléndidos en los dos países asiáticos. Frente a estos modelos, las capacidades de España en el terreno de las energías renovables y en algunas ramas de la industria son más bien frenadas…Las eléctricas ejercen sobre el Estado un control férreo, y para ello mantienen abiertas las puertas giratorias entre los cargos políticos que abandonan su mandato y se refugian en consejerías de las eléctricas o petrolíferas con pingües sueldos y casi ninguna obligación…

La religión, otro “cuasi-monopolio” conseguido por la Iglesia católica española gracias en parte a su apoyo al golpe militar de 1936, no tiene casi ningún parecido con la actitud de Desmond Tutú en Sudáfrica, y sí algún parecido con el freno que supone en la India la fuerza del factor religioso, la veneración por las vacas sagradas, las castas de brahamanes y parias, el desprecio y esclavitud de laa mujer, etc. etc.

El nivel de empleo se mantiene en los tres países casi en el 100 por 100…Aquí andamos con un 25% de desempleados…

India, China, Sudáfrica elaboran dentro de casa su propia estrategia económica, sus propios planes de desarrollo. Con perspectivas a plazos mucho más largos, que permiten afianzar y realizar los planes que se proponen. En el sistema cuatrienal de relevo en el poder que rige en Europa y en al Occidente, el relevo en el poder supone muchas veces deshacer lo hecho por el gobierno anterior para iniciar un proyecto contradictorio. Vamos, como las labores de Penélope, la esposa de Ulises, que por el día tejía y por la noche destejía lo que había tejido el día anterior.

Decididamente, vamos camino de retroceder de la Europa mediterránea vagón de cola al culo del universo.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *