Elecciones en el PSOE

Todos sabemos de la importancia de las elecciones internas, que en el partido socialista se van a celebrar. El PSOE será, si no se autodestruye previamente, el partido llamado a gobernar en solitario o coalición el día que el PP pierda las elecciones generales. Su trayectoria además le avala como garante de nuestro sistema constitucional y de nuestro Régimen Político, que tanto bienestar ha proporcionado a España.

España necesita un PSOE fuerte, unido, que luche como siempre por las libertades de España y del Mundo, por las igualdades de género, sociales, regionales y supranacionales. El Partido que defienda el Estado de Bienestar, impartiendo las reformas necesarias para adecuarlo a los nuevos tiempos, que defienda los logros adquiridos e impulse continuamente los logros a conquistar en la modernidad, tiene que ser un PSOE de grandes mayorías como antaño, no el PSOE que busca pactos con quien le otorgue los números para satisfacer el ego y las ansias de poder de sus líderes y de algunos de sus cuadros.

Como necesitamos este PSOE vamos a intentar calibrar la actual situación, y que debería en mi opinión suceder. Primero que nada se necesita un PSOE unido, y que además lo transmita a la sociedad. Ha habido serias luchas internas desde la dimisión de Rodríguez Zapatero, pero como la última de octubre ninguna. Esta ha sido feroz y dañina, y su ex Secretario General no toma la decisión de sumarse a un consenso, sino que proporciona aún más disensos. Parece más una cuestión de orgullo y poder que de la búsqueda de una solución buena para todos los cuadros y militantes del PSOE y para todos los votantes y ciudadanos españoles, que desean un líder sereno y capaz de unir a todos los sectores con las diferencias propias en cada caso, pero con una convergencia de fuerzas en aras a la unidad y a la prosperidad. Por otro lado aún no ha dicho si será candidata la Presidenta de Andalucía, se ha visto impregnada por los medios y por el ex S. General dimitido, de ser la causante de su dimisión acaecida en Octubre. Lo que la hace ser otra parte del frente, y por tanto no garante de la unidad.

Desde un punto de vista programático al Sr. Sánchez solo le conocemos por el “no es no”, por la búsqueda de apoyos de quien le den la mayoría ya sean separatistas, chavistas, o bien los liberales de Ciudadanos, presento su candidatura con los unos y estaba dispuesto a presentar otra con los otros, vamos Sánchez “for president” de cualquier manera, y en la vida y en la política uno debe estar para servir y no para servirse. España necesita también una unidad que nos ayude a salir cuanto antes de la gran crisis económica vivida y todavía existente para un número muy elevado de españoles. Otro punto de vista es el de transmitir moderación para ser catalizador de todos los votos moderados que hay en España que son mayoritarios. Sánchez trasmite crispación, y para crispación ya tenemos bastante con Iglesias. Susana y López son o han sido presidentes de importantes Comunidades autónomas, Andalucía y País Vasco, ambos lo han sido apoyándose en otros partidos Ciudadanos o PP. Ambos lo han sido con gobiernos monocolores del PSOE con apoyos solo parlamentarios, lo que indica que siguieron el programa político del PSOE, y tuvieron y tienen la habilidad de sostenerse con acuerdos parlamentarios posibles.

También es importante es que el nuevo líder debería ser el portavoz en el Congreso de los Diputados, López podría ser su portavoz y tendría más capacidad de hacer oposición constructiva y de obtener logros sociales, políticos y de comunicación y visibilidad. Susana lo tendrá más difícil desde su cargo de Presidenta Andaluza para no perder notoriedad y la aleja del debate en el Congreso de los Diputados. Sánchez no sería nadie, asistiríamos a sus discursos desde Ferraz, podrían llegar a sus militantes, pero muy pocos al ciudadano. Acordémonos de Hernández Mancha en el PP tiempo atrás era Senador y no diputado, y en parte se eclipsó por su imposibilidad de debatir en el Congreso, le obligó a realizar una moción de censura para tener un cara a cara con González, y ya se sabe una moción perdedora conduce al candidato a la derrota.

Analizado el panorama Sánchez arruinaría al PSOE a por ende a los españoles. Susana tendría muchas debilidades para transmitir UNIDAD y sin liderazgo parlamentario. López con experiencia de Lendakari y Presidente del Congreso, moderado de izquierdas, dialogante, capaz de unir diferentes posiciones, podría llevar a cabo con liderazgo y dignidad la posición de todos los militantes y cuadros socialistas, recomponiendo primero, aprobando los programas de futuro y preparando a la sociedad para votar en su día masivamente al partido socialista. Además hay posibilidades para todos con López de Secretario General, Susana seguiría de Presidenta en Andalucía, baluarte del futuro éxito socialista, y hasta podría ser en un futuro una alternativa a López como candidata a Presidenta de Gobierno, pero dentro de un PSOE apaciguado y como diputada electa. Sánchez podría ser nombrado Senador por la Autonomía de Madrid y ser su portavoz en Senado, y reincorporarse a la política aportando a la Unidad, y mirando más allá de su ego. Con esta fórmula el candidato a la Presidencia en el futuro seguro que será de consenso y con unas posibilidades de éxito reales, y más allá de la aritmética parlamentaria pluripartidista.

Acerca de Juan Antonio Zuriarrain

Exdiputado CDS Asamblea de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*