Javier Vega de Seoane

El círculo de empresarios propone un proyecto integrador para España

Vega de Seoane acusa a los políticos de despilfarrar sus energías en sus propias querellas internas y en intentar destruir al adversario.

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, tradicionalmente comedido con la clase política, lanzó un ataque contra toda ella en la presentación del documento “Una España mejor para todos”. Se trata de una propuesta que, con la vista puesta en “un pacto para un crecimiento integrador” combine las potencialidades de España con una acción que saque al país de la parálisis en que parece haberse instalado por la hegemonía del “Tema” (el pretendido golpe de Estado de las autoridades catalanas).

Vega de Seoane señala la preocupación de los empresarios por el ambiente, en el que se contempla una creciente desconfianza de los ciudadanos. Y diagnostica que las “nuevas hornadas políticas parecen incapaces de articular un proyecto ilusionante que relance a España hacia el futuro y nos prepare para otros cuarenta años de éxito”, como los que ha vivido el país a raíz de su transición pacífica desde la dictadura hacia una democracia plenamente homologada y reconocida.

El presidente del Círculo de Empresarios reconoció que diversos parámetros que miden nuestra salud económica se hallan afectados por la crisis desencadenada por el separatismo catalán: consumo, inversiones y deslocalizaciones especialmente. El hispano-sueco Ingemar Naeve, impulsor y coordinador del documento, asintió a tal diagnóstico, al tiempo que señaló que “estamos en el periodo de cambio más rápido en la historia de la Humanidad, una situación que constituye para España y Europa una prueba de fuego”. A este respecto, manifestó que los mejores momentos de prosperidad que ha vivido España han sido cuando miraba hacia fuera y se proyectaba hacia el futuro, en tanto que sus tragedias eran el resultado de ensimismarse en el pasado y en estériles debates identitarios.

Motivos para la esperanza

En cuanto al contenido mismo del informe, El Círculo de Empresarios insiste en que hay motivos para la esperanza si se producen los necesarios pactos cívicos que “nos movilice, nos ilusione y nos vertebre a todos, como en su día ocurrió con la recuperación de las libertades y la democracia, la construcción de nuestro Estado de Bienestar y la incorporación de pleno derecho a una Europa de la que, hasta entonces, nos habíamos sentido excluidos”.

En su catálogo de ideas para la reflexión sobre el futuro de España, el Círculo promueve la renovación del contrato social mediante una mayor transparencia fiscal, una política retributiva decente vinculada a la productividad, y la formación continua del talento y las habilidades de los trabajadores. Exige a las empresas que se comprometan con la sostenibilidad del Estado de Bienestar y con la preservación del medio ambiente.

Para el Círculo de Empresarios, la cultura del esfuerzo es la palanca imprescindible si se aspira a conseguir logros duraderos: esfuerzo frente a pasividad acomodaticia; trabajo y emprendimiento frente a subsidio; oportunidades frente a subvenciones; mérito frente a igualitarismo; derechos pero también deberes, y valores morales compartidos como argamasa de la cohesión social.

Una vez más se insiste en la necesidad de impulsar la conexión del mundo educativo con el mundo empresarial, poniendo especial atención en el desarrollo de la Formación Profesional dual, de la formación continua, de habilidades emprendedoras.

Aspirar al modelo suizo

Asimismo, el crecimiento sostenible e inclusivo implica a aspirar al pleno empleo de calidad, coparticipar en los beneficios del comercio, de la transformación digital y de la globalización. Para los empresarios del Círculo, “la calidad del empleo está condicionada a que se produzcan avances significativos en la productividad y en la competitividad”. Vega de Seoane califica de insensatez que España intentase aspirar a ser competitiva sobre la base de salarios bajos, “porque siempre habrá países más grandes y poblados que el nuestro que nos batirán de largo en ese epígrafe”. Para él, nuestro modelo debería ser el suizo, donde se pagan los salarios más altos del mundo pero donde la competitividad y perfección de sus productos y servicios son imbatibles.

Acerca de Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *