Efecto mariposa Cifuentes

Efecto Mariposa: Puigdemont, PNV, Cifuentes y los demás…

Una no puede volver de las vacaciones de Semana Santa y encontrarse con esto. La diletancia propia de las vacaciones no te prepara precisamente para encontrarte con una realidad caótica, y es que la primavera, tan desorganizada ella, ha irrumpido en la política con todo su esplendor.

Lo de Puigdemont, que desde luego no es estacional, sigue con una explosión nueva cada día. Que si va, que si viene, que si llega o si se queda —¡Que agitación, por Dios!—, y sus fieles y correligionarios, esos de la revolución de las sonrisas, que ahora, a mi modesto juicio han pasado a llamarse la revolución del “pijismo indepe” andan por las calles de Barcelona haciendo como si fueran revolucionarios de verdad, pero eso si solo a ratos, que luego hay que ir a tomar las copas, lucir el bolso y el “modeli”, y bajar a la torre los “findes”. Mientras el PNV, si el PNV —las conexiones primaverales son infinitas—, no sabe qué hacer con Torrent y sus muchachos para que de una buena vez “confeccionen” un presidente para Cataluña. Así, el Gobierno de España dejaría de aplicar el 155, y ellos podrían apoyar los presupuestos. Una conexión, esta, que demuestra que la teoría del caos, cada día esta mas de actualidad, porque si por un casual, no se aprobaran los PGE, el PNV perdería un importante trozo de pastel que llevan estos PGE18 para ellos. Pero no acaba ahí la cosa, si además como consecuencia de la no aprobación de los PGE, hubiera que convocar elecciones, tal vez, solo tal vez, pudiera ser, que Ciudadanos ganará esos comicios, y todos sabemos que la formación naranja tiene en su programa acabar con el cupo vasco… ¡Madre mía… que debacle!

Y mientras las mariposas primaverales y caóticas aletean en Cataluña, en Madrid, otros lepidópteros también agitan sus alas porque “Lo de Cifuentes” —que así lo ha nombrado twitter— va a traer cola. Mientras escribo este post no se aun si Cristina Cifuentes ha dimitido o no. Verdaderamente es irrelevante ya el hecho de la dimisión, porque los datos aportados por el Diario y el Confidencial, a estas horas, entran dentro de la categoría “blanco y en botella” sobre el trabajo fin de Máster de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, y si dimite malo y si no lo hace malo también, en cualquier caso este caos primaveral tan apasionante traerá alguna consecuencia más, y sino al tiempo. Por lo que se lee entre líneas la situación empieza a ser especialmente preocupante, no sobre la figura de Cristina Cifuentes, que ya es una mera anécdota, sino sobre lo que pasa y ha estado pasando en la URJC con ese “pacto” (vamos a ser finas) entre miembros de Izquierda Unida y miembros del Partido Popular para hacer de su capa un sayo en el campus de la Rey Juan Carlos. ¿Es el supuesto caso del TFM de Cristina Cifuentes un hecho aislado? ¿Existen más casos como este o parecidos? ¿Cuál es la conexión entre Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, el Partido Popular y la Universidad Rey Juan Carlos? ¿A qué pacto llegaron Moral Santin e Ignacio González sobre esa Universidad? Hay muchas preguntas sin respuesta en este momento que van más allá del TFM de Cristina Cifuentes, aunque la cadena de sucesos se puso en marcha el día que Cifuentes “abrió un cajón y envió noseque a la fiscalía”.

Como ven los aleteos primaverales de Madrid no le van a la zaga de los aleteos presupuestarios y los catalanes, claro que cuando alguien se aventura a abrir la caja de pandora de las mariposas de colores, se arriesga mucho, tanto, que como esto siga así lo mismo el Tsunami está servido.

Por cierto, muy loables los esfuerzos de algún servicio de inteligencia en filtrar unas imágenes de la Familia Real, en su modo más real, para distraer la atención de todas estas historias. Vano esfuerzo, porque en el efecto mariposa que estamos viviendo en esta primavera —conviene advertirles a estos “chicos tan inteligentes”— va a su libre albedrío y, que lo de la mariposa adiestrada, teledirigida, a modo de dron, no funciona en la teoría del caos, que tanto me gusta.

La última imagen que me viene a la cabeza antes de terminar este post es de “gente” con cazamariposas corriendo de un lado a otro para intentar guardar de nuevo las mariposas en la cajita… pero eso ya no va a poder ser, me temo, porque el caos tiene una tendencia a ordenarse solo, aunque esa ordenación suele ser brutal.

Son las siete de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados.

Acerca de Marta Pastor

Periodista y poeta de Madrid, directora y presentadora de "Ellas Pueden" de Radio 5.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *