Drag Sethlas en el Carnaval de Tenerife 2017

Charlie Hebdo, versión española

Es quizá la primera vez en la democracia española en que el humor más negro e irreverente traspasa los temas políticos o sociales de tejas abajo para poner en solfa la religión. Ha tenido que ocurrir en Tenerife. La Madre de Jesús de Nazaret, Dios y Hombre verdadero para muchos españoles, se ha visto paseada por las calles del carnaval disfrazada de Drag Queen.

Las reacciones no han sido tan drásticas como la que provocó en su día el negro humor francés de Charlie Hebdo en medios musulmanes, o el escritor Salman Rusdie anteriormente. Pero el obispo de Tenerife y los medios católicos han puesto el grito en el cielo.

En dirección contraria, el autobús de Hazte Oír ha paseado por Madrid la condena de la transexualidad, y un juez ha ordenado aparcarlo y retirarlo de la circulación. A Hazte Oír se la califica de organización ultracatólica, se dice que está financiada con dinero público y protegida por miembros del Opus Dei desde las más altas esferas del Estado.

Y sí, en algunos pueblos las niñas salen a la calle disfrazadas de monjas, con una Biblia en la mano.

Es verdad que los tiempos cambian.

Entretanto, se rumorea que en Guipúzcoa a conducta de un cura pederasta ha levantado una polvareda que está siendo aprovechada la autoridad eclesiástica para desacreditar al sector del clero que apoya las tesis abertzales o nacionalistas.

Esta irrupción del tema religioso, mejor dicho católico, en el humor negro español, refleja de alguna manera el descenso del número de católicos y de las prácticas religiosas que detectan las encuestas. Se calcula que solo el 10% de los jóvenes siguen fieles a la práctica religiosa en 2010, mientras que en 2002 la cifra alcanzaba el 29%. Según AMAL, Asociación Madrileña de Ateos y Laicistas, solo se bautizan en España el 58% de los niños. Las bodas católicas en 2000 eran del 75%, 163.636, pero la cifra ha bajado en 2016 a 47.983, solo el 22% de los que contraen matrimonio.

Desde los sectores laicistas españoles se denuncia que, a pesar del descenso del catolicismo en el país, los Acuerdos económicos entre el Estado y la Santa Sede, especialmente en lo que se refiere a las subvenciones a la Iglesia y a privilegios como la exención del IBI y otros, se mantienen invariables.

Mientras desde los medios católicos y desde el Vaticano se promueven ceremonias de beatificación de católicos religiosos o seglares en el lado republicano durante la Guerra de 1936, por ejemplo una que se anuncia para este verano de 500 fusilados en la zona de Almería, siempre con la presencia y aplauso de representantes del Gobierno, altos cargos de la administración reclaman a los que quieren exhumar los restos de fusilados del lado republicano en el lado franquista que los políticos deben preocuparse de los vivos, y dejar a los muertos en paz…

Es lo que hay… La religión de la fraternidad que considera el amor al prójimo como el mandamiento principal, tan importante como el amor de Dios, está dividiendo a los españoles y siembra de enfrentamientos y broncas nada civilizadas nuestra convivencia.

Parece que las Chirigotas del Carnaval gaditano no han entrado por estos derroteros. No sabemos si las Fallas de Valencia, el otro momento fuerte del humor desatado de nuestras fiestas, se mantendrán fieles a sus normas habituales.

Con humor o sin él, ojalá el respeto a todas las opiniones prevalezca y la libertad de expresión se mantenga dentro de los límites que imponen los derechos de todos.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *