Al servicio del “País”

Ya lo dijo hace años el sabio Xabier Arzallus: “que remuevan el nogal, yo recogeré las nueces”. Uno de estos días, al hilo del acuerdo PP-PNV que ha sacado adelante el primer trámite para la aprobación de los presupuestos del Estado para 2017 el periódico Deia parafraseaba el principio de Arzalluz con esta variante: “El pacto presupuestario transparente y público no es sino la consecuencia de aplicar la tradicional inteligencia política del PNV al servicio del país. Aprovechar que una ventana de oportunidad se ha abierto para hacer valer sus cinco votos en beneficio de Euskadi. Así de simple y sin complejos”.

O sea que, si alguien tenía sus dudas sobre cuál es el país al que se refiere el PNV, si España o Euskadi o Europa, pues que lo sepa: el PNV solo piensa, vive y actúa en beneficio un país llamado Euskadi. “Así de simple y sin complejos”.

De hecho, el primer “zarpazo” y los primeros presupuestos en que el PNV pudo aplicar su receta fue con el primer gobierno de Aznar, según recurdó en ese mismo día Deia, hace más de 20 años.

Es como decirr que a este partido le traen sin cuidado las consecuencias buenas o malas que un trato de favor del gobierno del Estado a Euskadi puede desequilibrar las cuentas del mismo Estado o perjudicar a las otras comunidades autónomas. “No problem”, dicen los que saben inglés.

Fruto de este buen “rollo” entre el Gobierno de Rajoy y el de Urkullu, el Lehendakari ha podido visitar Bruselas, dondee ha sido recibido con todos los honores por el Sr Juncker, que ha elogiado la política de respeto a ls instituciones vigentes seguida por el Gobierno vasco. Por contra, los catalanes no son recibidos en Bruselas con los mismos miramientos…

Claro que los amoríos entre peperos y jeltzales no han sido del agrado de los partidos de izquierda de Euskadi, que han manchado de pintura las fachadas de más de diez batzokis y han puesto el grito en el cielo en Gara, ni tampoco a Elkarrekin-Podemos, que reclamaban más atención a los que viven en Euskadi por debajo del nivel de la pobreza. Y asimismo exigían que las empresas aporten a la Hacienda de Euskadi algo más de lo que le escatiman mediante vacaciones fiscales, paraísos fiscales y demás ventajas fiscales…

Claro que el PP no ha tenido ningún complejo en negar rotundamente su apoyo a propuestas de Bildu, Elkarrekin-Podemos y el mismo PNV que reclaman que los presos con problemas de salud puedan ser excarcelados.

Claro que el PP tampoco ha tenido complejo en acudir con varios ministros de su gabinete y de la mano de la Presidente de las Cortes españolas, capitaneados por Rajoy, a la concesión del Premio Paco Umbral a una novela, “Patria”, muy del agrado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, la niña de los ojos del partido en el Gobierno del Estado.

Y es que no es lo mismo proteger a toda costa los intereses del mundo empresarial vasco y los recortes a las clases populares, que dar la cara por las reivindicaciones de esas mismas clases populares y por la búsqueda de una salida pactada y pacífica para el “contencioso vasco”.

Y es que para el PP, quizá, una salida airosa al “contencioso vasco” podría restarle muchos votos de la ciudadanía vasca.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *