Robert Mugabe ya es historia

Robert Mugabe ya es historia

Un cocodrilo para suceder al padrecito violento de Zimbabue

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha dimitido, tras 37 años en el poder. Quien se autodenominara “padre de la nación” ha visto como la mayoría que le aupó al poder ahora celebra su marcha. Una salida acordada y por la que tendrá inmunidad judicial por los crímenes cometidos.

Robert Gabriel Mugabe, 93 años, el más anciano de los líderes africanos de la independencia postcolonial, ya es historia. Y, sobre todo, lo es también su codiciosa segunda esposa, Grace, 42 años más joven que su marido, desencadenante de la crisis de palacio de Zimbabue, la antigua Rhodesia, antaño el país con la agricultura más y mejor desarrollada de todo el continente.

La destitución del presidente, edulcorada mediante una forzada carta de dimisión al Parlamento, ha sido sin derramamiento de sangre, aunque al veterano héroe zimbabuense haya que haberlo desalojado de la poltrona del poder casi con agua hirviendo. En las negociaciones con el ejército parece haberse concluido un pacto secreto por el que el expresidente Mugabe podrá mantener sus abultadas propiedades e inmunidad judicial, presente y futura, para él y toda su familia.

Deja un país completamente arruinado, que ha de recurrir a bonos basura para pagar a sus funcionarios, una agricultura arrasada, un 90% de desempleo y al menos un tercio de la población en el exilio. Él mismo es objeto de sanciones internacionales, que le impiden viajar a la Unión Europea.

La decadencia del país comenzó a fraguarse desde el momento mismo de la independencia, acaecida el 18 de abril de 1980. Mugabe había regresado de su exilio en Mozambique tres meses antes, durante los cuales fue objeto de varios intentos de asesinato.

iete años de guerra contra la minoría blanca habían concluido con el Acuerdo de Paz de 1979, auspiciado por Londres. Finalizaba así una era, comenzada en 1890, cuando la Columna Pionera de los primeros colonos llegaron a una tierra tan fértil que la bautizaron como El Dorado, retomando en suelo africano el viejo sueño de los españoles en América.

Robert Mugabe se impuso al otro líder guerrillero, Joshua Nkomo, cuyas tropas respectivas se enfrentaron en noviembre de 1980 en Entumbane, en los aledaños de Bulawayo, la segunda ciudad más importante del país. Victorioso Mugabe, aquel fue el punto de partida de una serie de matanzas contra la minoría Ndebele, a la que […]

Leer completo en El Debate de Hoy

Acerca de Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *