Lula da Silva

Lula da Silva se envuelve en la bandera de Brasil tras ver agravada su pena por corrupción

Un artículo de Pedro González en El Debate de Hoy

Lula ha decidido dar un paso al frente y presentar de forma pública su candidatura a las próximas elecciones, justo cuando la Justicia le impone una pena de más de 12 años de prisión. La sombra de la corrupción sigue amenazándolo muy de cerca.

Es el gran favorito de los sondeos (36%) de las elecciones presidenciales del próximo octubre en Brasil, comicios a los que Luiz Inacio Lula da Silva ha presentado públicamente su candidatura, apenas unas horas después de que un tribunal de apelación agravara la pena a la que ya había sido condenado por “corrupción pasiva” y “blanqueo de dinero”.

Este segundo asalto de Lula con la Justicia se ha saldado con una sentencia que le impone una pena de doce años y un mes de prisión, frente a los nueve años y seis meses a los que había sido condenado en primera instancia por el juez anticorrupción Sergio Moro. La sentencia en apelación ha sido adoptada unánimemente por los tres magistrados del tribunal, decisión que Lula y sus numerosos partidarios del Partido de los Trabajadores (PT) consideran el segundo acto del “golpe de Estado”, tras la destitución de la sucesora de Lula, la presidenta Dilma Rousseff.

A pesar de que Lula sigue negando ser el beneficiario de un apartamento tríplex de 215 metros cuadrados en el exclusivo complejo turístico de Guarujá, ni siquiera entre sus partidarios hay muchas dudas de que el expresidente sucumbiera a los sobornos de la poderosa empresa constructora OAS. Es ya una opinión generalizada que el virus de la corrupción alcanza a toda la clase política brasileña, Partido de los Trabajadores incluido, “pero Lula al menos se ha ocupado de los pobres”, dicen los fieles del carismático líder de la izquierda.

Esta segunda condena en apelación conllevaría la prohibición automática de Lula de presentarse a las elecciones. Fue su propio Gobierno el que hizo aprobar en su día una ley, conocida como “Ficha Limpia”, que impide taxativamente las candidaturas de políticos condenados en segunda instancia, lo que ahora es precisamente su caso. Lula y Rousseff justificaron la adopción de dicha ley “para impedir que los políticos de la derecha siguieran llenándose los bolsillos a costa del pueblo”.

Pero, lejos de aceptar el veredicto con condena agravada del Cuarto Tribunal Regional Federal de Porto Alegre (TFR4), Lula acudió a las masas, se envolvió en la bandera del país y declaró que aunque “el acusado soy yo, el condenado es el pueblo brasileño”.

La ley de Lula que ahora se le vuelve en contra

Tanto Lula, que ya tiene 72 años, como el PT, que lo ha ratificado como candidato a las presidenciales, saben que el partido, fundado en la clandestinidad de la larga dictadura militar de Brasil (1964-1985), no tiene muchas posibilidades de ganar las elecciones con otro candidato.

Las maniobras procesales previstas consisten ahora en que los abogados de Lula, encabezados por Cristiano Zanin Martins, uno de los […]

[Leer completo en El Debate de Hoy]


Un artículo de Pedro González en El Debate de Hoy

Acerca de Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.
Esta entrada fue publicada en Internacional y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *