Año Nuevo

Apenas sentado este primer lunes del año en una mesa de mi bar favorito, llegó ANDREA (ANDRoide Español Autónomo) solicitando mi comanda. 

-¿Dónde está la camarera? pregunté.

-En el paro, como los demás empleados, respondió metálicamente ANDREA. Yo lo hago todo mejor y más rápido. Incluso cocino. Los antiguos empleados cobrarán más adelante una renta básica como en otros países o en Euskadi. Dicho esto, tomó meteóricamente otras comandas y me trajo mi pedido con una tortilla recién hecha.

Lo de la renta básica se va a imponer porque los robots nos dejarán a todos sin trabajo, dijo Pesadillas mientras se sentaba enfrente mío. Trabajan mejor, más rápido, las 24 horas, no se afilian a sindicatos (que ya no pintan nada), no son respondones y sonríen continuamente. ANDREA le trajo al instante su bebida, adivinada con su inteligencia artificial mediante un algoritmo secreto. Al retirarse rellenó la copa que siempre lleva consigo Centrocampista para debatir mientras éste se sentaba con nosotros.

Menudo fracaso el de Obama, dijo Centrocampista. Fue incapaz de evitar el pirateo electrónico de Putin contra su amiga Clinton y ahora fastidia a Trump dejándole por ello en herencia la expulsión de 35 diplomáticos rusos destinados en los EEUU.

Putin ha estado bien al no devolver la bofetada, comenté. Prefiere esperar la llegada de Trump quien le ha agradecido la amabilidad diciendo que Putin es muy inteligente, lo que ya sabíamos.

-Los “malos” siempre son muy listos, afirmó Centrocampista. Con estas expulsiones, Obama, como despedida, le ha hecho una encerrona a Trump, que casi parece un protegido de Putin. ¿Qué va a hacer el magnate? ¿Readmitirlos? Quizás, pero en el Capitolio muchos, incluso del partido Republicano, no comparten los amores trumpianos por Putin. Acusan, incluso, a Obama de haber actuado tarde. Veremos cómo Trump se las arregla con los Senadores y Representantes republicanos en este y otros temas porque su partido no es su partido. Lo ha asaltado y ahora, como cualquier fuerza ocupante, tendrá que soportar las emboscadas de bastantes de los teóricamente suyos.

-Mientras tanto, comenté, Rusia con Turquía e Irán están acabando con el conflicto sirio que durante años ha desestabilizado el Oriente Medio y a Europa con sus refugiados. EEUU y los occidentales han perdido esta partida por confiar incautamente en las Primaveras Árabes (solo tuvo éxito en Túnez) y no haber ayudado decididamente a los que se oponían, incluso con armas, a Asad por dictador y alauí, una rama chií.

-El panorama sirio es muy complicado. No todos sus oponentes son demócratas, precisó Pesadillas, de lo que tampoco pueden presumir mucho en Rusia, Turquía e Irán. Turquía está ahora emparedada entre terroristas kurdos e islámicos además de las secuelas del golpe de Estado fallido del pasado mes de julio. Una desestabilización turca sería desastrosa para Europa y, consecuentemente, Erdogán lo aprovechará para reforzarse dentro y fuera de su país.

El año 2017 se anuncia complicado, señalé. En Alemania Merkel se agarra a la lucha antiterrorista para recuperar la popularidad perdida con los refugiados. En Francia algunos temen que la extrema derecha de Marine Le Pen pueda beneficiarse del cansancio de muchos electores por el apoyo que la izquierda ha dado en el pasado a la derecha para evitar la llegada de su padre al Elíseo.

-En todos lados intentan blindarse contra cualquier clase de atentados, dijo Centrocampista. Fanáticos descerebrados con metralletas, suicidas con bombas y terroristas al volante de camiones son amenazas reales. Merkel tiene que mostrar mano dura de cara a las próximas elecciones alemanas.

-Lo de Francia es preocupante, añadí. El populismo no sólo se beneficia de un voto propio sino también de quienes les dejan llegar al poder absteniéndose. Clinton obtuvo menos votos que los que consiguió en su día Obama. Los votantes demócratas que se abstuvieron en noviembre son también responsables de la victoria de Trump. En esta materia no debieran caber medias tintas.

¡Pues que se fastidien! exclamó Centrocampista, y que no protesten ….

-No se fastidian, quiso precisar Pesadillas, nos fastidian a los demás.

-Peor lo pasan los que sufren directamente el terrorismo, señalé. Unas bombas explotaron en Bagdad estos días y el Fin de Año fue también mortalmente sangriento en Estambul.

-¡Hay que mostrar mucha firmeza! exclamó Centrocampista.

-Ojo a la difícil ecuación para proteger a la vez vidas y libertades que algunos manipulan para recortar estas últimas, protestó Pesadillas.

-¡Qué más te dará! le espetó Centrocampista. A mí me da igual que me registren o que me escuchen. No soy un terrorista, sentenció mientras se levantaba para irse a otro corrillo y ANDREA le rellenaba de nuevo la copa.

-¡Pues, me da! exclamó Pesadillas ya fuera del alcance auditivo de Centrocampista a pesar de su fino oído…


Publicación original: Estrella Digital

Acerca de Carlos Miranda

Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*