Los partidos emergentes resucitan los pactos de la Transición

Los partidos emergentes resucitan los pactos de la Transición

Fin de curso en la Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición (ADVT)

El fin de las mayorías absolutas en numerosos ayuntamientos y comunidades autónomas, tras las elecciones del 24 de mayo, ha propiciado la vuelta a los pactos, a los acuerdos a varias bandas, a la búsqueda de consensos para poder gobernar ciudades y regiones. Son aires de negociación y diálogo que nos recuerdan los ideales y los primeros años de la transición política de la dictadura a la democracia. Quizás, por eso, la ADVT ha querido cerrar este curso de debates con el análisis de los resultados electorales, sus causas y consecuencias.

José Ramón Caso y Juan Díez Nicolás han sido los ponentes

Caso es licenciado en Derecho y Administración de Empresas y ha sido secretario de Organización de la UCD y secretario general del CDS tomando el relevo del presidente Adolfo Suárez. Como candidato, asesor y director de campañas, diputado, eurodiputado y vicepresidente del Congreso, José Ramón Caso participó activamente en todas las elecciones (locales, autonómicas, generales, europeas) desde 1979 hasta 1993 año en que abandonó la política activa. A partir de entonces se dedicó a analizar los procesos electorales para informar y asesorar a su clientes empresariales.

Díez Nicolás es catedrático emérito de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid y director de una cátedra sobre investigaciones sociales en la Universidad Europea. Participa en varios proyectos internacionales de ciencias sociales y es autor de varios libros y numerosos artículos sobre su área de conocimiento. Fue el primer director y fundador del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) y es un analista experto en encuestas y procesos electorales.

Resumen de la ponencia de José Ramón Caso

El primer error del PP ha sido presumir de haber sido el partido más votado cuando ha perdido el gobierno de tantas ciudades y regiones. Por la emergencia de nuevos partidos, animados por mareas ciudadanas, movimientos vecinales y redes sociales, el PP no puede gobernar en muchas ciudades, especialmente en algunas grandes (Madrid, Barcelona, Valencia, etc.) donde pueden gobernar coaliciones a la izquierda del PSOE. Antes solo ocurría tal cosa en Córdoba o San Sebastián.

Bildu se cae y tanto Podemos como Ciudadanos pueden ir hacia atrás

A partir de ahora, Bildu se cae y tanto Podemos como Ciudadanos pueden ir hacia atrás. En las CC.AA, el PP ha perdido uno de cada tres votantes con la misma participación que en la anteriores elecciones. Salir a presumir de buenos resultados cuando ha perdido el 33% de sus votantes (más del 40 % en Valencia) es complicado para el PP. Por su parte, el PSOE ha tenido el peor resultado de la democracia (con pérdida de 400.00o votantes) pero tocará más poder.

Podemos ha obtenido resultados inferiores a sus expectativas (Colau, Carmena, etc. no son solo Podemos) y puede acabar en manos del PCE. No conozco sindicalistas de Podemos. Y UPyD pasó a la historia. Tengo serias dudas de que haya elecciones autonómicas en Cataluña el 27 de septiembre. La fragmentación no interesará a quien las convoque.

Resumen de la ponencia del profesor Díez Nicolás

¿Por qué se han producido estos resultados?

  1. Medidas impopulares para hacer frente a la crisis
  2. Corrupción
  3. Desafección de la ciudadanía hacia las instituciones. Caen todas salvo el Ejército. El desplome es notable en los sindicatos, la Iglesia, el Senado, el Congreso y los partidos políticos. Algo habrán hecho para merecer tal desafección. Había un caldo de cultivo para que se produjeran respuestas populistas de izquierdas o de derechas.
  4. Los resultados de la europeas del año pasado (los peores de la historia para el PP y el PSOE) condicionaron los resultados de mayo.

No veo cambios relevantes para las generales

No veo cambios relevantes para las generales. El PP ha ganado en 9 CC.AA pero no gobierna y en las locales solo el 17 % han apoyado el PP con un 65% de participación. El PP ha pasado de la “mayor mayoría absoluta” a tener solo el apoyo del 17 %. Y los nacionalistas ya no son la bisagra con su habitual peaje para la gobernabilidad.

Los perdedores deberían hacer algo. Y el futuro pasa por la circunscripción individual así como por una nueva Ley Electoral y una nueva ley de Partidos.

Como suele ocurrir en las reuniones de la Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición, lo más interesante está concentrado en el coloquio/debate que sigue a las ponencias. Este caso no ha sido una excepción. Por tanto, lo más sabroso queda reservado para los asistentes al almuerzo. Hasta septiembre, con el nuevo curso de la ADVT.

 

Acerca de José A. Martínez Soler

Periodista y economista, colaborador de Fundación Emprendedores.
Esta entrada fue publicada en ADVT y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *