Frenar el cambio climático y erradicar la pobreza

Frenar el cambio climático y erradicar la pobreza, ¿objetivos imposibles de la ONU?

El deterioro de la atmósfera del planeta puede reducir a cenizas todos los esfuerzos por fijar y hacer más prósperas a las poblaciones

De la condena del Papa Francisco por el “irresponsable desgobierno de la economía mundial” al llamamiento del Rey Felipe VI a corregir el actual modelo de crecimiento, “preservando sus fortalezas y eliminando sus excesos”, los 150 grandes dirigentes mundiales alertan en la ONU de los peligros y debilidades a los que se enfrenta nuestro mundo.

La Asamblea General de las Naciones Unidas es el pretexto para alertar sobre los peligros, cada vez más globales, a los que se encara el planeta. Las guerras en curso están demostrando, sobre todo a los 28 integrantes de la Unión Europea, que es imposible contener y acotar los conflictos a los meros límites territoriales de un país determinado. Las consecuencias de la guerra de Siria, de la implosión de Irak, del estado fallido en Libia o del enfrentamiento civil en Yemen, se desparraman por Grecia, los Balcanes, Austria y Alemania, además de por todo el mar Mediterráneo, tenebrosa fosa común de millares de fugitivos.

Las guerras en curso demuestran que es imposible contener y acotar los conflictos a los meros límites territoriales de un país determinado

El carácter global, por sus derivaciones, de estos conflictos, abarca a todo el planeta cuando se encaran otros desafíos. El más amenazador es el del calentamiento global, admitido ya finalmente por las grandes potencias emergentes y más contaminantes. China e India ya reconocen que su desarrollo no debiera implicar el destrozo del medio ambiente, por más que tengan todo el derecho a recriminar que así lo hicieran los países que alcanzaron antes que ellos los puestos de cabeza de la industrialización. El presidente chino, Xi Jinping, ha dado un giro espectacular al aprobar su plan de reducción de emisiones hasta 2030. India aún no lo ha hecho, atenta de momento a los movimientos de su gran rival y competidor del otro lado del Himalaya.

François Hollande, el presidente de Francia, reunió precisamente en Nueva York a una treintena de colegas para garantizarse que esta vez sí, que la próxima conferencia de París sobre el Cambio Climático, arrancará compromisos firmes para que la temperatura media del planeta no aumente más de los 2 grados centígrados, umbral en que la comunidad científica sitúa un desastre medioambiental incontrolable.

Francia confía en que de la Conferencia de París sobre el Cambio Climático salga el compromiso firme para que la temperatura media del planeta no aumente más de los 2 grados

Traspasar esos niveles -lo que al ritmo de industrialización contaminante actual es previsible casi de inmediato- se traduciría en gigantescos cambios, tanto sobre el aprovechamiento de los suelos como sobre el asentamiento de las poblaciones. La desertificación progresiva y la inhabitabilidad de territorios convertidos en áridos provocarían nuevas migraciones, cuyo flujo de desesperados se unirían a los que huyen de las guerras o de la pobreza.

Erradicar la pobreza extrema

La erradicación de la pobreza extrema es precisamente el segundo gran desafío enunciado por Naciones Unidas. El informe de la ONU respecto de los Objetivos del Milenio señala que, a pesar de no haber cumplido la meta fijada en el año 2000, la pobreza extrema de entonces (2.000 millones de personas, que viven con el equivalente a 1,2 dólares al día), se ha reducido a la mitad.

Aquel era uno de los 8 Objetivos del Milenio y sus 21 metas. Ahora, la Asamblea ha aprobado un programa aún más ambicioso, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En total, son 17 Objetivos y 169 metas, a consumarse antes de 2030.  Además de erradicar esa miseria extrema que hoy sufren aún mil millones de personas, los ODS se proponen la eliminación de la pobreza en todas sus formas, tras observar el aumento general de los índices de desigualdad, conducentes a un ostensible aumento de la pobreza denominada de baja intensidad.

El objetivo de erradicar la pobreza será inalcanzable si no se frenan los gases de efecto invernadero, que afectan a la salud pública, las migraciones, la paz y la seguridad

Reconoce empero el informe que ese gran objetivo será inalcanzable si no se frenan los gases de efecto invernadero, ya que tan destructivo fenómeno afecta a la salud pública, la seguridad alimentaria, las migraciones, y por ende a la paz y la seguridad.

Aquellos loables Objetivos del Milenio iban dirigidos a los países en vías de desarrollo. Los ODS implican a toda la humanidad, una vez admitido que serán inalcanzables sin el compromiso y la implicación de todos los gobiernos y de toda la sociedad. Los dirigentes, con el presidente norteamericano Barack Obama a la cabeza, parecen haber tomado conciencia de que es inaceptable satisfacer las necesidades del presente comprometiendo el futuro de las siguientes generaciones.

Misiones de paz

El mundo no avanzará, por lo tanto, si no se armoniza el crecimiento económico con la inclusión social y la protección ambiental, antes bien su agravamiento causaría más conflictos y nuevas guerras, cuyas consecuencias serán siempre globales. La ONU, que este mes de octubre cumple 70 años, tiene en este proyecto su principal cometido. Sin olvidar, claro está, las 16 misiones de paz en las que ahora están inmersos sus más de 100.000 cascos azules.

La ONU cumple ahora 70 años con 100.000 cascos azules inmersos en 16 misiones de paz en otros tantos conflictos

A este respecto, y como siempre surge por estas fechas coincidiendo con el comienzo de cada asamblea general, la ONU sigue precisando de reformas que equilibren la relación de fuerzas. Su institución más importante, el Consejo de Seguridad, funciona aún con el derecho de veto de las cinco potencias permanentes en vigor al término de la Segunda Guerra Mundial. Ahí faltan ostensiblemente países como Brasil, India o Japón, e incluso Alemania. Esta, junto con Reino Unido y Francia, debiera delegar su representación en la UE.

Pero eso es mucho pedir. Tanto que el actual secretario general de la ONU, el coreano Ban Ki-moon, que acaba mandato el año próximo, no lo verá en su cargo. Quizás, quizás pueda contemplarlo su sucesor. La transformación no será fácil. En todo caso Naciones Unidas es aún el único foro genuinamente universal, razón de más para preservarla cuando los desafíos son también mundiales y requieren soluciones globales.


Ilustración basada en la foto de Getty del artículo original de ZoomNews

Artículo en fuente original: ZoomNews.es

Acerca de Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.
Esta entrada fue publicada en Lecturas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *